18 jun. 2010

Just do it





Quizá debería pensar en subirme a la copa de un árbol, y volver a gritar.
Sabía que podía ser mentira, pensé en todas las tonterías que por tu boca salían, y entendí como fuí tan tonta.
Moverme al són de tu voz mientras expulsabas el humo que de tus labios salía, tomarme un respiro mientras te vestías tras una larga noche.
Pocas cosas me hacían perder tanto la cabeza, o tan solo imaginar que no existen pensamientos diferentes.
Que eramos indivíduos similares, con mismos pensamientos, con mismos sueños.
Dí una calada a tus labios, que me supieron colocar, saqué una sonrísa de un lugar que nunca existió, probé mil técnicas de seducción sin inventar, innové con un compás que nadie supo aceptar.
Y, aun así, por encima de todo, te quise olvidar.
¿Y sabes qué?
Que aun conservo tu perfume. ¿Quién dijo que fuera a ser fácil?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario