30 jul. 2010

Un suave cosquilleo


Creo que ayer volví a sentirlo.
Sí, sí, ese cosquilleo. ¿Tú también lo recuerdas?.
Estaba tumbada encima de mi cama, tapada de nuevo con mi colcha de algodón, cuando se abrió la ventana derrepente.
Me sobresalté basante, y giré mi cara hacia esos marcos de la ventana chirriantes, ya muy desgastados.
Había que tener en cuenta que la casa era muy vieja, quizá tenía ya 150 años y se conservaba, dentro de lo que cabe, bastante bien.
Sólo ví las grandes ramas del árbol de mi jardín asomadas por ese resquicio. Y un pequeño cuervo asomado, mirandome fijamente.
Ni me moví , ni pensé, ni grité, solo me quedé muy quieta, tal y como estaba, observandolo.
Le faltaban varias plumas, pero para cuando quise darme cuenta, entraron una bandada más de cuervos por la ventana.
Asustada y aturdida salí corriendo de mi habitación y me topé con la puerta del cuarto de al lado.
Allí estaba él, de nuevo.
No tenía ninguna gana de verlo, pero estaba muy asustada. Entré, con la duda de si sería bien recibida, o me echaría directamente.
-¿Puedo..pasar, porfavor?
-¿Qué te pasa?-dijo él incorporándose en la cama-.
-Ha entrado una bandada de cuervos por mi ventana...¿puedo quedarme aquí?-dije con timidez.
-Anda, pasa, y acomodate conmigo.
-Si te molesto puedo dormir en la cama pequeña.
-Ven conmigo, estarás mejor.
Con mi timidez que en ese momento estaba hasta los límites, y mi corazón a punto de salirse de mi pecho, dí unos cuantos pasos y me tumbé junto a él, sin rozarle siquiera.
Se dió cuenta de lo incómoda que estaba, así que se echó más hacia un lado, y me agarró con la mano, haciendome moverme más hacia él, y diciendo estas palabras:
-Ven aquí tonta, que no muerdo.
-Es que..¿seguro que no te molesta?.
-¿Seguro que en estos momentos no estás deseando estar abrazada a mí?.
Me quedé totalmente callada. No sabía que decir, no sabía ni gesticular.
Me abrazé a él con mucha fuerza, y me dió un beso en la frente, tierno, cálido, justo lo que necesitaba, y todo lo que quería.
-Gracias-le dije al oído.
-Me das las gracias, ¿Por hacerme feliz a mí?.
-Joder..te quiero.
-Y yo a tí.
Dormí de un tirón toda la noche, sin moverme, solo notando el suave cosquilleo de su mano por mi espalda, y sus dedos acariciando mi pelo, esparzido por sus sábanas.
Sí, volví a sentir ese cosquilleo.
Quizá no debería alejarme de él. Quizá debería empezar a acostumbrarme a amarle, tal y como es.
Quizá fuera esa la última noche que tuve para abrazarle todo lo fuerte que podía, y sabía.

26 jul. 2010

promises


Don´t make decisions when you´re angry.
Don´t make promises when you´re happy.

-

Lo que ellos crean con la imaginación yo lo creo con hechos.

Lo que tu le pediste a una moneda en un deseo, o a un pozo sin fondo, lo he hecho yo con esfuerzo.

Ahora dime, ¿piensas vivir de deseos?

Yo vivo de hechos.

Chanchan-




-Creo que tu y yo lo sabemos.


-¿Qué sabemos?.


-No te hagas el tonto no, sé que tú también lo sabes.


-Me he perdido, ¿a qué te refieres?.


-Tú también sabes que nos miran.


-¿Pero quienes nos miran? estás paranoica.


-Las palomas.


-¿Cómo dices?.


-Nos miran las palomas.


-¡ESTÁS LOCA!


-Puede, no se lo digas a ellas, vendrán a por mí.


-Pero, ¿qué hablas?.


-Sssssssssssh, calla, harás que vengan.


-Pero..


-CALLATE, LAS VAS A DESPERTAR.


-Me estas asustando.


-Te estan escuchando, o callas, o te lleno la boca de pisto para pájaros.


-Me tengo que ir..


-CALLATE DE UNA VEZ.






No me gusta ser normal.


¿Se ha notado?


20 jul. 2010


Pocas personas me dicen lo que debo hacer.
Y las pocas que lo hacen todas ellas me hacen perder.

Por eso ahora he decidido seguir mis propias reglas del juego, y no tener que arrepentirme luego.




15 jul. 2010

Nueva York; algo más que una ciudad.

























Una ciudad donde es fácil perderse.




2 jul. 2010

Puro sentimiento




No quiero recibir caricias tímidas, quiero saber lo que sientes en un momento alocado.


Por favor, regalame el cielo, regalame la luna en una noche de luna llena, que sepa todo el mundo que aquí, y ahora, se esta celebrando la mayor fiesta de expresión de sentimientos que jamás se ha celebrado.


Y ahora, es cuando yo grito, siento, y me agarro a ti para impedir que en mi interior todo me colapse y me haga sentir un títere sin mas.


Solo quiero mirar las pupilas de tus ojos mientras se dilatan de emoción, quiero acariciar tu espalda mientras se contrae en distintos movimientos, y recorrer con las puntas de los dedos tu rostro con una expresión que nadie sepa que significa.


Y, es entonces, cuando siento que he llegado al Everest de las sensaciones, cuando he culminado la cima de mis propósitos, y nadie puede dañarme.


Porque he cumplido mis objetivos.


Porque he percibido tus sentidos.


Porque he creado lo que nadie se atrevía a crear, he sentido lo que nadie iba a sentir jamás.


Y, por fin, sé lo que es vivir.


Qué, ¿te atreves?.