3 ago. 2011

DAME VIDA






Porque siempre elegiste sonreír, a llorar, correr, a caminar, volar, a soñar.
Porque siempre tuviste alas aunque no alzaras el vuelo.
Porque siempre amaste mis fallos.
Porque, hicieras lo que hicieras, seguías siendo tu, mi propio cielo.