24 may. 2010

siempre en el recuerdo.


Me lo dió todo. Nací, y se adaptó, me cuidó e hizo lo posible por hacerme feliz. Cogía mi mano y me llevaba por nuevos caminos, me elevaba y me hacia sentir libre. Me enseñó todo lo que sabía, y se propuso hacer de mí alguien que valía la pena. Cantaba, reía, jugaba conmigo. Yo me enfadaba con él por cosas muy simples y tontas, y casi nunca me digne a pedirle perdón. A medida que pasaba el tiempo nos ibamos distanciando, pero jamás pensé que lo haríamos tanto. Ahora es la época de echarle de menos, de sentir su ausencia, de recordar los buenos como los malos momentos. De recordar como me llevaba en su moto, y sentíamos la libertad en estado puro, la melena al viento y las piernas colgando como si de un abismo se tratara. De recordar la fecha en la que todo acabó, en la que mi mundo cambió, y la tristeza apareció.De quererle mas que nunca.
Orgullosísima de ser su hija.
18/06/2008.

2 comentarios: